Tan felíz por un momento, increiblemente triste al siguiente.